Δευτέρα, 20 Σεπτεμβρίου 2010

Falsas esperanzas...



Él dijo:
"...debes entender que no te voy a decir nada que alimente falsas esperanzas..."

Ella no pudo decir nada más. Solo cuando se fue a la cama, cerró los ojos y imaginó su voz, tan suave y tan lejana, diciendole "falsas esperanzas"...

Y de este cuento parece que no quedó náda más que estas falsas esperanzas. Y el silencio.






María,
19.09.2010

Δεν υπάρχουν σχόλια: